Jessica Cox, la mujer sin brazos que maneja un avión

Jessica Cox es un ejemplo de vida de que querer es poder. Ella nació sin brazos, y a pesar de las dificultadas que le tocó vivir, nunca se sintió inútil ni marginada por la sociedad.

Al contrario, vio que en ella Dios le sembró una oportunidad para desarrollar otros potenciales y ser un ejemplo a seguir.

Sobre su vida ella cuenta que al estar en la barriga de su madre no desarrolló los brazos. Al sol de hoy continúa siendo un misterio la razón de su anomalía. Cuenta que sus padres estuvieron devastados al recibir la noticia.

Jessica Cox nunca se sintió limitada

A pesar de todo ello jamás se sintió limitada y recibió todo el apoyo y amor de su familia y amigos.

Gracias al apoyo emocional Jessica Cox sintió confianza en ponerse nuevos retos y uno de ellos fue aprender a volar un avión, con solo usar sus pies.

La razón de imponerse este reto se debe a que desde pequeña le atemorizaban los aviones.

El temor fue cambiando por atracción cuando una vez un piloto la llevó al frente de la nave, donde se sintió fascinada los aparatos y la vista. Incluso, la dejo pilotear con ayuda. Una manera muy interesante de enfrentar los miedos.

Tras graduarse de la universidad en 2005 no perdió tiempo para entrenar como piloto. Y aunque reconoce que el camino no fue fácil, con la dedicación logró su cometido.

En su camino la acompañaron diferentes instructores de vuelo, así como colaboradores hasta que tres años después logró la destreza que necesitaba hasta recibir el certificado que la avalara como piloto.

Cox tenía el permiso de volar un avión deportivo ligero y lo hace con la ayuda de prótesis que le facilitan la tarea, pero prefiere hacerlo con sus pies porque la hace sentir más natural. Sin duda que Jessica Cox es un ejemplo a seguir

Compartir

Comparte

Compartir